Sin duda es dulce el sabor de la victoria. Más aun después de los resultados de las elecciones municipales y autonómicas en las que la división de la derecha impidió que se produjera en Asturias y en Avilés, la ciudad en la que vivo, el cambio que tanto anhelaban los ciudadanos.

Pocos meses después y tras una campaña blanca, limpia, sin entrar a las descalificaciones que nos dedicaron otras formaciones,  ganamos las elecciones.

El mensaje era claro: más empleo para garantizar el bienestar social y las pensiones. Ese es nuestro reto y nuestro compromiso.

Muchísimas gracias a todos los que lo hicisteis posible con vuestro voto. Gracias también a los voluntarios, interventores y apoderados porque vuestro trabajo fue esencial para alcanzar este magnífico resultado.

Gracias también al Partido Popular por haber confiado en mí para este proyecto.

Ahora comienza el cambio que Asturias necesita.

Anuncios