González de Mesa irrumpió hace unos meses en la política asturiana con un estilo propio: chulesco, chabacano, soez e injurioso. Mientras en su partido parece imperarla  Leydel Silencio este edil se caracteriza por una particular incontinencia verbal. En la romería de San Esteban de las Cruces atravesó el límite de la grosería profiriendo un comentario vejatorio sobre sus compañeras allí presentes. Parece ser que este señor clasifica a las mujeres según una curiosa dicotomía sexual y no se avergüenza en hacer públicas sus conclusiones. Son varios los testigos que por escrito afirman en este periódico haberlo escuchado pero el  edil de FAC, lejos de rectificar, insulta e injuria a quienes se atrevieron a denunciarlo públicamente.

 

Este asunto trasciende el ámbito local. Es inadmisible en nuestra sociedad que un comentario sexista y vejatorio contra las mujeres no haya sido censurado inmediatamente por los y las responsables de Foro Asturias. Porque este juicio no degrada  a las personas a las que fue dirigido sino a quien lo pronuncia y especialmente a quien lo consiente, en este caso, sus compañeros de agrupación. El espectáculo que sigue a estas afirmaciones es aun más grave puesto que se permite que en las redes sociales se exhiban con regocijo quienes jalean a González de Mesa y le animan a que siga en su línea. Tampoco estos hechos preocupan a los representantes de Foro.

 

Enla Asturiasdel S XXI no caben en política activa quienes atentan contra la dignidad de las personas. Si el edil no se disculpa o dimite debería ser cesado fulminantemente. ¿Son éstos los que venían a regenerar la vida pública asturiana?

Hecho de menos la solidaridad de las mujeres de FAC. Especialmente de Cristina Coto ahora diputada regional de Foro que cuando militaba en el Partido Popular fue arropada por sus compañeros, por todo el PP de Asturias, en el momento en que se sintió vejada. ¿Cómo debemos interpretar su silencio? ¿Falta de solidaridad o  mutismo impuesto?

No podemos permanecer neutrales ante estos hechos. Los partidos políticos tenemos un compromiso con la sociedad y hemos de censurar cualquier tipo de discriminación venga del partido que venga y se dirija a quien se dirija. Tenemos herramientas internas de control para erradicar estos comportamientos de la vida pública. Para apartar a quien insulta dos veces a estas mujeres: primero clasificándolas según su particular teoría y posteriormente acusándolas de mentir. No ofende una vez sino dos.

Las mujeres asturianas esperan que se defienda su igualdad y su dignidad. Este hecho siempre es grave pero lo es aun más cuando se da en el seno del partido que gobierna Asturias. Si Foro no toma medidas  demostrará que su compromiso son la igualdad de las mujeres asturianas no es real.

La realidad asturiana es dura, la de las mujeres también:  41.307 mujeres no tienen empleo lo que hace que muchas de ellas tengan que abandonar Asturias para labrarse fuera un porvenir, a igual puesto desempeñado la remuneración es menor, aun hay mucho que avanzar en política de conciliación de la vida familiar y laboral, en garantizar las prestaciones dela Leyde Dependencia, agilizar la atención a la salud pública, y un largo etcétera de necesidades. ¿Quién va a defender nuestros derechos? ¿Gónzález de Mesa?

 

A estas alturas ya no valen solo las disculpas. En política no todo vale, El 20N Foro Asturias concurrirá a las Elecciones Generales con un programa de Igualdad. ¿Quién lo va a elaborar Gonzáles de Mesa?  ¿O aquellos compañeros y compañeras de partido que consintieron su actitud machista, vejatoria y prepotente?

 

 

Carmen R. Maniega

Diputada por Asturias y miembro dela Comisiónde Igualdad en el Congreso de los Diputados.

 

Anuncios