Asistí hoy por la mañana en Oviedo al Foro sobre austeridad en las administraciones públicas en el que participaron Isabel Pérez Espinosa y Pío García-Escudero.

Isabel prometió que, si gobierna el Partido Popular en Asturias someterá a la administración a la “mayor cura de adelgazamiento” que se haya producido hasta la fecha. La administración asturiana está “engordada” por “chiringuitos” que emplean a amigos y burlan los sistemas de contratación que impone la Ley.

También se han anulado los sistemas de control nombrando a dedo a personal de confianza que o es amigo, o sabe que si discrepa de una orden puede perder su puesto de trabajo.

No es que lo digamos nosotros, los dicen también los jueces. De hecho está en la cárcel Riopedre, exconsejero del PSOE ,  dos altos cargos y dos funcionarios de confianza. Y continúan las investigaciones.

Los políticos debemos ocuparnos de solucionar los problemas de los asturianos y no convertirnos en un problema para ellos.

Anuncios