Aunque todos los Ayuntamientos, y por tanto el de Avilés, han de hacer un esfuerzo para “apretarse el cinturón”, no es justo que paguen en mayor medida las consecuencias de la política económica de un gobierno que cuando se  iniciaba la crisis se dedicó a despilfarrar los recursos de los avilesinos y del resto de los españoles.

Este mes estamos debatiendo en el Congreso de los Diputados los PGE para el 2011. Ahora, tras haber presentado las enmiendas, estamos en la fase del debate en Comisión previo al Debate en el Pleno.

La diferencia con otros años ha sido el veto del Gobierno a debatir enmiendas propuestas por el PP imprescindibles para mejorar la financiación de los Ayuntamientos. El Gobierno, se opuso a tramitar y debatir unas enmiendas que solo pretenden mejorar la situación de los Ayuntamientos, Diputaciones y Comunidades Autónomas, flexibilizando la devolución de liquidaciones negativas de los años 2008 y 2009 por Participación en Tributos del Estado, de 60 a 120 mensualidades.

Frente al planteamiento del Gobierno socialista, el Partido Popular formula una completa y ambiciosa alternativa en el ámbito local que pasa por exigir el cumplimiento de los compromisos del Gobierno y los acuerdos del Congreso y del Senado en relación con la reforma del régimen local y su financiación, y la adopción de medidas transitorias que palien las graves dificultadas  económico-financieras por las que están atravesando las Entidades Locales, dando con ello respuesta a la mayor parte de las demandas de la FEMP, con objeto de facilitar el normal funcionamiento de las Corporaciones locales.

Este objetivo del PP se traduce en:

–         Dotar de una mayor liquidez a los Ayuntamientos, al incrementar el porcentaje de las entregas a cuenta, por el sistema de financiación, del 95 al 98 por ciento, en línea con lo previsto para las CC.AA.

–         Flexibilizar su capacidad de endeudamiento, corrigiendo la discutible e ideológica arbitrariedad contemplada en el proyecto de presupuestos, y que, excepcionalmente para 2011, pueda destinarse el mismo a inversiones. En Avilés este punto es esencial dado que rebajamos la deuda local con más de la mitad del dinero recibido por el canon del agua, y necesitamos el dinero para los proyectos de Urbanización de Las Meanas y para acometer la modernización de las entradas de la ciudad.

–         Impulsar la llamada “segunda descentralización”.

–         . El Ayuntamiento de Avilés viene desarrollando competencias que no son propias, servicios esenciales para el ciudadano que precisan financiación, muchas de ellas son competencias del Principado que éste no atiende, por ejemplo vivienda, prestaciones sociales, empleo, educación…. Por eso proponemos realizar una reforma en profundidad de las Administraciones Públicas que delimite y concrete las competencias de cada una con el fin de evitar duplicidades y la dispersión del gasto sobre una misma materia. Se trata de definir las “competencias” para dotarlas económicamente

–         Adaptar los RRHH de las distintas administraciones públicas a las necesidades de sus competencias. Una necesidad cada día más evidente en el Ayuntamiento de Avilés.

–         Nos oponemos a la pretensión del Gobierno de derogar la línea ICO de apoyo a la financiación de los Aytos. Prevista en  Ley 15/2010, 5 de julio de Morosidad.

Los Ayuntamientos son las administraciones más cercanas al ciudadano y fue un compromiso adquirido por todos los partidos iniciar el debate de la Financiación Local en esta legislatura. Año tras año la alcaldesa carga la presión fiscal sobre las espaldas de los avilesinos y, sin embargo, evita presionar a su propio partido para que saque adelante la Ley de Financiación Local prometida.

Anuncios