El Aeropuerto de Asturias permaneció cerrado en varias ocasiones  el último mes. Sería fácil culpar al volcán islandés pero lo cierto es que la culpa ha de compartirla Pepiño Blanco, Ranón se sigue cerrando con la niebla. Tenemos un sistema moderno para evitar las cancelaciones por este motivo pero no funciona.

La alternativa al avión es el tren y el autobús. Madrid a más de 5 horas no es operativo ni para el turismo ni para el negocio. Y el AVE no llega…

Por otra parte los vuelos con la capital son los más caros de la península.Un asturiano paga 234 euros más que un cántabro para volar hasta Madrid y 174 euros más que un gallego.Los viajeros que hacemos la ruta entre el aeropuerto asturiano de Santiago del Monte y la capital de España «pagamos en un día un sobrecoste que ronda los 200.000 euros». Esta situación es fruto de la falta de competencia. El gobierno asturiano debe promover la instalación de compañías de bajo coste en Ranón y exigir el cumplimiento de los plazos del AVE.

Si queremos ser competitivos debemos exigir un AVE de primera que nos ponga en la capital en poco más de dos horas. No vale echarle siempre la culpa a “factores ajenos a la voluntad del Ministro de Fomento”.

Anuncios