Ahora que sabemos que se supera la cifra del 20% de parados, que más de 1.000.000 de ellos superan los 40 años. que la tasa de desempleo femenina es mayor que la masculina, se nos quitan las ganas de celebrar el día del trabajo.

Pero hoy más que nunca es necesaria una reflexión. Sabemos qué nos ha traído hasta aquí y qué nos puede alejar de estas cifras. Necesitamos reformas estructurales de nuestra economía para crear empleo, hay que ser valientes y hacer frente a la situación. Detrás de las estadísticas están los dramas personales. La situación de muchos españoles es terrible.

Zapatero está esperando a  que el enfermo cure por remisión espontánea, y todo lo que hace es poner parches que agravan la situación. Me preocupa que su gobierno en lugar de anunciar algun plan eficaz se empeñe en convencernos de que no llegaremos a los 5 millones. Miedo me da.

 1 de Mayo, día del trabajo.

Anuncios