Hay hombres que  se relacionan con las mujeres en plano de igualdad, otros son incapaces de ello. Durante un tiempo pueden simular, pero tarde o tempano acaban actuando como piensan.

Los partidarios de la igualdad efectiva entre ambos sexos nos encontramos con el grave obstáculo del machismo en la vida pública, y más aún en la política. Frecuentemente comprobamos que las izquierdas, que suelen enarbolar la bandera de la igualdad, permiten desempeñar cargos públicos a personas que descalifican a las mujeres y que les niegan el derecho a pensar por sí solas.

Recientemente leí que la decisión de cambiar los hábitos machistas era nuestra, y eso es cierto. Yo decido cambiarlos. Denunciaré todo tratamiento vejatorio y de menosprecio a una mujer por el mero hecho de pertenecer al sexo femenino.

Algunos hombres, Román Alvarez, al que no puedo dar el tratamiento de señor porque no lo es, son incapaces de reconocer el valor de las mujeres en la vida pública. Insulta reiteradamente a sus compañeras de corporación llamandolas estúpidas, inanes, y lindezas semejantes, despreciándolas y negandoles capacidad de reciocinio y de pensar por ellas mismas. Escoge para las reuniones horarios que no facilitan la conciliación de la vida familiar y se permite bromear sobre ellas con chistes soeces. ¿El último? Llamar a una compañera de la corporación ” Kleenex, que se usa y se tira”. Eso en prensa, no sabemos lo que dirá por los bares.

Que además sea Concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Avilés, que gobierna el PSOE con IU, y que la alcaldesa no le haya llamado al orden demuestra el nivel de igualdad del gobierno de esta ciudad. Y además en la semana en la que se celebra el Día de la Mujer Trabajadora.

Se me ocurren muchas palabras para definir a un miserable como el señor Román Alvarez, pero no le dedicaré ni un minuto más de mi tiempo. A él no, pero sí a luchar por la igualdad para que nuestros hijos estén orgullosos de nosotras en un futuro por el mundo que estamos construyendo para ellos.

Porque la igualdad es más que cambiar el género, hago reponsable de la conducta de este impresentable al PSOE de Avilés, a la FSA y a la alcaldesa. Y a la mujer con la que vive, que trabaja para él en el Ayuntamiento y a la que le paga un sobresueldo todos los años a pesar del reparo de la Interventora.

Contra el maltrato, tolerancia cero.

Anuncios