Nieve en La Pola de Isaac García Álvarez, en Facebook

 

Este invierno se ha presentado con gran crudeza. En fechas cercanas a la Navidad, más de 40 provincias estuvieron en alerta. Estos días anuncian nevadas y temperaturas extremas en el norte, llegando incluso a _17 grados.  

Tenemos que lamentar numerosos daños económicos, destrozos en viviendas, cosechas e infraestructuras. En algunas comunidades el diluvio (más de 300 litros por metro cuadrado), ha provocado cortes de carreteras, líneas férreas, caminos rurales, algún puente y la anegación de miles de héctareas de cultivo. A todo esto hay que sumar la disminución de la actividad económica y productiva del sector servicios e industrial. Y la flota pesquera ha tenido que permanecer amarrada.  

Los daños en Asturias no han sido tan grandes como para ser declarados zona catastrófica, pero han existido. Sobretodo no podemos entender cómo una nevada puede paralizar la Y, el Huerna o las principales carreteras. Algo nos tendrá que explicar Fomento.  

El Grupo popular en el Congreso presentó una Proposición no de Ley destinada a valorar, evaluar y compensar de forma inmediata y completa los daños ocasionados en los distintos municipios con el fin de declar Zona Catastrófica donde proceda.  

Pide también arreglar los daños en infraestructuras con cargo a los PGE, una línea de créditos al interés O% para los agricultores afectados y elaborar junto con las CCAA y administraciones locales planes para la regeneración medioambiental de las zonas que lo necesiten. Destaco estas tres, aunque la PNL contempla una batería de propuestas.  

Nuestra intención es hacer  un seguimiento de los efectos producidos en Asturias por el temporal, que parece que todavía no remite.

Anuncios