En Barcelona comienza un nuevo estilo de convención.  Nada de autobombo ni de complacencia. Estaban invitadas personas de todos los sectores de la vida cultural y productiva españolas. Aunque pensaran de otra forma y tuvieran otra ideología. Se buscaba un debate de ideas y se consiguió. Fue realmente interesante.

En la foto pedaleando con Belén Do Campo, una de las diputadas más activas. Como no todo fue trabajo, aprovechamos las horas libres para visitar la ciudad. Aproveché para callejear por el barrio gótico y entrar en la catedral. Y visité la Sagrada Familia. No hubo tiempo para mucho más.

En el 2010 serán las elecciones  en Cataluña, un buen motivo para regresar y apoyar a nuestros compañeros.

Anuncios